creando activa-tus-ideas

Te pagan por hacer o por pensar…

Siempre he pensado que en la vida debes de pasar por distintas fases o niveles de trabajo. De hecho ahora que debemos estar desaprendiendo y re-aprendiendo esos niveles trabajan como loops o ciclos que te hacen retornar a una u otra fase. 

Cuando eres quien mejor hace las cosas:

En cualquier ambito laboral en el que te desenvuelvas hay un punto en la vida laboral en el que eres el que mejor diseña, construye, analiza, repara, programa, etc.  Esta fase tiene un nivel de creatividad en el que tu genio creativo fluye y se entrena.  Estas dispuesto crear cosas nuevas constantemente o mejorarlas. 

Es en ésta etapa de tu vida en donde eres una pieza clave en los procesos operativos de las empresas porque brindas calidad y especialización. Debe de servirte para recopilar anécdotas, eventos, aprendizaje por fallos, errores, etc. Es el mejor momento para absorver información de todo lo que se HACE.

Sin embargo es una etapa en la que otros suelen modificar tus procesos de trabajo y eso te lleva a que debes de adaptarte aún teniendo un nivel elevado de especialización.  Es aquí en donde debes de tomar un salto a la etapa de «Pensar más que hacer».

Pensar más que hacer:

Cuando tienes un nivel alto de especialización en una tarea también tienes la posibilidad de verla desde afuera porque sabes cómo se debe o no hacer. Es entonces cuando puedes optar por oportunidades laborales en las que aportes con ideas, mejoras de procesos, innovación, optimización, etc. 

En esta etapa debes de desarrollar tu genio creativo sobre todo para crear soluciones, propuestas o acciones que beneficien  los procesos operativos; es aquí en donde todo lo que recopilaste o viviste en la etapa de «hacer» debe ser recordado para identificar nuevas formas y condiciones que permitan hacerlo mejor. 

Es la etapa en la que tienes niveles autoridad e influencia por lo que tus habilidad blandas debes de ser fortalecidas en el servicio, la comunicación y el pensamiento centrado en la resolución de problemas.

Al igual que la primera es finita. Esto debido a factores cómo estructuración, tecnificación, moderanización, etc.  Y por tanto debes de iniciar nuevamente un proceso de reaprendizaje o renovación de conocimientos  en un área diferente o para una oportunidad que te permita influir en otro tipo de personal. 

El nuevo ciclo de «hacer» no será igual al primero porque haz ganado experiencia en la creación de oportunidades y mejoras pero debes recordar sobre todo si cambias de área o  de empresa que la habilidad de aprender de otros es fundamental para generar empatía y ganar un derecho de piso en la nueva área de trabajo.

Qué te paguen por pensar es un privilegio cuando comprendes que lo hacen porque han visto en tí la habilidad de desarrollar a otros a través de tus ideas.

 

Los comentarios están cerrados.